cultura | 12 de Enero de 2018

Exposición temporal ‘El Escudo Nacional. Flora, fauna y biodiversidad’, en el Museo Nacional de Antropología, el 11 de abril de 2017 Foto Francisco Olvera

Por

Por 

Roberto Garduño, La Jornada

Ciudad de México, 12 de enero.- El ingreso promedio mensual por persona de 4 mil 300 pesos al mes en México, impide que la mayoría de las familias tengan oportunidad de asistir a museos y centros culturales, cuyo costo alcanza hasta 220 pesos por entrada (más de diez dólares al tipo de cambio).

Ahora el Congreso federal estudia la posibilidad de reformar la Ley Federal de Derechos para que las personas de entre 14 y 59 años de edad paguen sólo el 50 por ciento de las tarifas por ingresar a estos sitios sin necesidad de presentar credencial alguna.

Actualmente, los menores de 13 años y los mayores de 60 no pagan ninguna tarifa.

La ley al día de hoy establece que el Estado deberá promover los medios para la difusión y desarrollo de la cultura, atendiendo a la diversidad cultural en todas sus manifestaciones y expresiones con pleno respeto a la libertad creativa, y con ello los mecanismos para el acceso y participación a cualquier manifestación cultural.

Incluso los derechos culturales –aprobados en el papel- aseguran el disfrute de la cultura y de sus componentes en condiciones de igualdad, dignidad humana y no discriminación. Estos son derechos relacionados con el arte y la cultura, entendidos en una amplia dimensión. Promovidos para garantizar que las personas y las comunidades tengan acceso a la cultura y puedan participar en aquella que sea de su elección. Y relativos a cuestiones como la lengua; la producción cultural y artística; la participación en la cultura; el patrimonio cultural; los derechos de autor; las minorías y el acceso a la cultura.

El artículo 288 de la Ley Federal de Derechos exenta del pago de cuotas por acceso a museos a personas mayores de 60 años, menores de 13 años, jubilados, pensionados, discapacitados, profesores y estudiantes en activo, así como los pasantes o investigadores que cuenten con permiso del Instituto Nacional de Antropología e Historia para realizar estudios afines a los museos, monumentos y zonas arqueológicas; asimismo, quedan exentos del pago de este derecho los visitantes nacionales y extranjeros residentes en México que accedan a los museos, monumentos y zonas arqueológicas los domingos.

En México, el cobro de entrada de museos es considerado un importe alto, si se toma como base los resultados del Módulo de Condiciones Socioeconómicas 2015, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los cuales revelan que el ingreso corriente promedio trimestral de los hogares mexicanos es de 51 mil 100 pesos al trimestre, lo que equivale a 17 mil 33 pesos mensuales. Tal ingreso está compuesto de ingreso del trabajo (67.1 por ciento del total), renta de la propiedad (7.1), transferencias (14.8), una estimación de alquiler de vivienda (10.9) y otros ingresos corrientes (0.1).

En la Encuesta Nacional de los Hogares de 2014 se advierte que el tamaño promedio de hogar en México es de 3.9 miembros, por lo que el ingreso corriente total por persona en México es de sólo 4 mil 367 pesos al mes.

Entonces entre renta de vivienda, pago de servicios, despensa, gasto corriente, una familia promedio no puede tener acceso a los precios que actualmente existen en diversos museos del país, tal es el caso del Museo de Cera y Replay en la Ciudad de México, que cobran con boleto combinado, 190 pesos por adulto y 160 a niños y ancianos.

El contraste se advierte con el Museo de Chapultepec, en la Ciudad de México, que cobra 70 pesos como admisión general, pero aplica la entrada libre a niños menores de 13 años, ancianos, jubilados, pensionados, maestros y estudiantes con credencial vigente. Y otro ejemplo extremo lo es el Museo de Frida Kahlo, el cual presenta precios distintos para ciudadanos mexicanos mostrando identificación oficial, pues los precios oscilan desde 220 pesos, pasando por 90, 80, 50 hasta 15 pesos, sin que exista la entrada libre, a pesar de que ese sitio recibe una alta subvención de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Así, se propone modificar el artículo 288 de la Ley Federal de Derechos para quedar como a continuación se expone: “No pagarán el derecho a que se refiere este Artículo, las personas mayores de 60 años, menores de 13 años, jubilados, pensionados, discapacitados, profesores y estudiantes en activo, así como los pasantes o investigadores que cuenten con permiso del Instituto Nacional de Antropología e Historia, para realizar estudios afines a los museos, monumentos y zonas arqueológicas a que se refiere este artículo; la población nacional en general pagará únicamente 50 por ciento del pago total del derecho a que se refiere este artículo. Asimismo, estarán exentos del pago de este derecho, los visitantes extranjeros residentes en México que accedan a los museos, monumentos y zonas arqueológicas los domingos”.