méxico | 12 de Octubre de 2017

Las reporteras Guadalupe Hernández y Josefina Montecillo explicaron que han sufrido de bloqueo informativo Foto Carlos García

Por

Por 

La Jornada

Guanajuato, 12 de octubre.- Dos comunicadoras de Guanajuato levantarán un recurso de inconformidad contra el ombudsman local, a quien señalan por proteger al alcalde de Salamanca.

El ombudsman estatal, Raúl Montero de Alba, emitió un acuerdo de no recomendación por el acoso y bloqueo informativo que ejerce el alcalde panista de Salamanca por el despido de la reportera de El Sol de Salamanca, Josefina Montecillo García, por colaborar con El Salmantino, y contra la directora de ese mismo portal, Guadalupe Hernández Macías.

En el marco de la aprobación de la Ley de Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, las comunicadoras anunciaron que interpondrán un recurso de inconformidad ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

La situación es complicada porque funcionarios locales continúan con el acoso tomándoles fotografías, video y siguiéndolas, denunciaron públicamente Hernández y Montecillo.

Lamentaron que el procurador de los Derechos Humanos, Raúl Montero de Alba, proteja al alcalde Antonio Arredondo -quien pretende relegirse- al no tomar en cuenta las pruebas que aportaron, al no investigar, al dejarles la responsabilidad de la carga de prueba y al sugerir que la queja deriva porque el gobierno no compró publicidad a El Salmantino.

En la administración del alcalde panista Justino Arriaga Rojas (2012-2015), comenzó el acoso y el bloqueo informativo contra Guadalupe Hernández, quien fue despedida de la estación de radio XEZH a petición del presidente municipal y su secretario particular, Antonio Arredondo.

El hostigamiento continuó cuando Antonio Arredondo fue electo alcalde, y gestionó el despido de Josefina Montecillo de El Sol de Salamanca, por colaborar con Guadalupe Hernández.

El 13 de junio de 2016, la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato (PDHG) inició por oficio la queja 132/16-B a raíz de la nota publicada en el diario La Jornada donde se denunció el acoso y el hostigamiento contra las periodistas.

El 15 de septiembre de este año, Raúl Montero de Alba emitió el acuerdo de no recomendación al alcalde de Salamanca y a su director de Comunicación Social, Adrián González de la Garma, argumentando que no encontró elementos que acrediten la violación del derecho a la libertad de expresión.

La reportera Josefina Montecillo presentó como prueba un audio donde el director general de El Sol de Salamanca, Alejandro Herrera Sánchez, argumenta que la despide porque: “a ver, Josefina, ¿qué pasa si yo soy el alcalde y el señor Paco, que trabaja en El Sol, le está ayudando al wey que me está madreando?, ¡uta, wey!, o sea, ¿cómo?, ¿qué pedo?”.

“Me da tristeza, a mí no me gusta hacer estas cosas, tuvimos una reunión, se los establecí, se los comenté, tú no debiste haberla apoyado -Guadalupe Hernández-”, se escucha en el audio presentado ante Derechos Humanos.

Montero de Alba también desestimó la declaración de la periodista de Televisa, Fátima Ortiz Hernández, donde refiere que el director de Comunicación Social, Adrián González, se quejó ante sus jefes por colaborar con El Salmantino, un medio “que sólo sacaba notas en contra del municipio”.

Sin consenso, Raúl Montero llegó a la PDHG, su nombramiento fue respaldado por los 19 diputados del PAN y por dos legisladores de oposición, 12 diputados anularon su voto y tres votaron por otros candidatos.

En noviembre de 2016, Montero tomó protesta como ombudsman. El procurador de Derechos Humanos carece de legitimidad “porque no tiene una aceptación social, ni política”, consideró el defensor de derechos humanos Raymundo Sandoval Bautista.