méxico | 13 de Septiembre de 2017

Decenas de personas perdieron su patrimonio tras el paso de Lidia por Baja California Sur, debido a que las construcciones no cumplían normas de seguridad Foto Eliseo Zuloaga

Por

Por 

Raymundo León, corresponsal

La Paz, 13 de septiembre.- Dos edificios multifamiliares ubicados en los fraccionamientos Chula Vista y Puerto Nuevo, ubicados en Cabo San Lucas y San José del Cabo, respectivamente, construidos en 2009 con aval de los ayuntamientos, que violaron las normas de desarrollo urbano por ubicarse en zonas de alto riesgo, se derrumbaron tras el paso de la tormenta tropical Lidia.

El gobernador Carlos Mendoza Davis pidió a los damnificados presentar denuncias para dar con los responsables de autorizar y construir en cauces de arroyos. Aunque Lidia provocó lluvias sin precedente de 750 litros por metro cuadrado, no hubo lesionados porque Protección Civil desalojó a los moradores antes de la crecida de los cuerpos de agua.

Los edificios colapsados, de ocho viviendas cada uno, eran parte de un conjunto de cientos de inmuebles del fraccionamiento Puerto Nuevo, edificado en un millón 446 mil 158 metros cuadrados, y en el de Chula Vista, de 703 mil 668 metros cuadrados.

La constancia de factibilidad de servicio de agua potable de Puerto Nuevo fue otorgada por el entonces director del organismo operador de Los Cabos, José Antonio Agúndez Montaño (hermano de quien era gobernador, Narciso Agúndez), en abril de 2009, mucho antes de que el cabildo aprobara la construcción de ambos fraccionamientos.

Al proyecto de Homex se le dio aprobación el 4 de junio de 2009 con el aval de 10 ediles de Los Cabos; votaron en contra el regidor Carlos Julio Miranda López y el presidente municipal, Óscar René Núñez Cosío, y Guillermo Sandez Poppo se abstuvo. Todos son militantes del Partido de la Revolución Democrática.

Antes de la sesión de cabildo, colegios de arquitectos e ingenieros, y la Asociación de Promotores y Desarrolladores Inmobiliarios Turísticos de Los Cabos –miembros del Consejo Consultivo de Desarrollo Urbano– advirtieron al edil Núñez Cosío que este proyecto violaba el Reglamento Estatal de Desarrollo Urbano, que ordena una densidad habitacional de 43 viviendas por hectárea, y la Ley Estatal de Desarrollo Urbano, que estipula una de 71. El proyecto incluyó 120 casas.

Mientras, la Secretaría de Marina envió del puerto de Manzanillo, Colima, hacia La Paz, Baja California Sur, el buque auxiliar multipropósito Zapoteco con 30 toneladas de ayuda humanitaria para los damnificados por Lidia.

La dependencia que encabeza el almirante Vidal Francisco Soberón Sanz informó que las 30 toneladas de ayuda fueron entregadas por el sistema nacional para el Desarrollo Integral de la Familia.

(Con información de Gustavo Castillo)