méxico | 17 de Marzo de 2017

El Estado y la sociedad civil de México acordaron en Washington, en el marco de las audiencias de CIDH, crear un grupo de trabajo para analizar la situación de refugiados. Foto tomada de @1campa

Por

Por 

Agencias

Washington, 17 de marzo.- El Estado y la sociedad civil de México acordaron este viernes en Washington, en el marco de las audiencias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), crear un grupo de trabajo para analizar y mejorar la situación de refugiados y peticionarios de protección en ese país. Ese grupo de trabajo estará acompañado por la CIDH, en cuya sede comenzaron hoy las audiencias públicas del 161 periodo de sesiones.

Estas se extenderán hasta el próximo miércoles.

La audiencia de la que hoy salió el compromisio de ese grupo tripartito fue la que abordó la situación de los derechos humanos de solicitantes de asilo y refugiados en México, un país que en los últimos años ha visto crecer exponencialmente la llegada de migrantes peticionarios de protección.

"Hemos visto en el discurso de México que está dando una batalla fuerte por la población migrante en Estados Unidos pero no vemos lo mismo en México, con una población (migrante) que además es la más vulnerada", lamentó Ana Lorena Delgadillo, de la organización Asylum Access.

La mayor parte del flujo migratorio en México sigue teniendo Estados Unidos como destino final.

Sin embargo, según confirmaron tanto el Estado mexicano como la sociedad civil hoy en la audiencia de la CIDH, en los últimos tiempos está aumentando la población migrante que elige México como destino final, sobre todo entre la procedente del Triángulo Norte de Centroamérica -Guatemala, Honduras y El Salvador-, por la situación de violencia y la sequía que se vive allí.

"México es visto como una opción para las personas que huyen de la violencia e inseguridad en sus países", relató Héctor Alemán, del Instituto Nacional de Migración de México.

Esa institución estatal ha constatado un aumento de 576 por ciento en atención a refugiados en los últimos años, indicó Alemán. "Es una dinámica sin precedentes", añadió.

Las organizaciones de la sociedad civil aseguran que el Estado mexicano carece de una política de integración del refugiado y pidieron un esfuerzo para cambiar esa situación. "Reanundar una vida digna resulta un reto inmenso para un refugiado", manifestó Jorge Ríos Treviño, de la organización Sin Fronteras.

El Estado mexicano, por su parte, asegura que su intención es reforzar los mecanismos de protección humanitaria a los refugiados y destaca que esa ha sido la trayectoria histórica del país.

Pero pide un enfoque regional y "corresponsabilidad a los países vecinos", tanto a los emisores de flujos como a Estados Unidos, donde se dirige la mayoría de los migrantes que pasan por México.

En el marco de las audiencias públicas en la CIDH, la semana que viene se analizarán las órdenes ejecutivas en materia migratoria de Donald Trump. La comisión ha convocado de oficio al Estado norteamericano para analizarlas y preguntar y escuchar a sus funcionarios porque cree podrían llegar a violar los estándares de la legislación regional.

Sondeo

¿Es suficiente el retiro de concesiones de taxis amarillos ante los actos de violencia de sus choferes?