méxico | 23 de Noviembre de 2017

El gobierno federal procederá en el próximo proceso electoral de acuerdo a lo que la ley mandata, guste o no, sostiene Eduardo Sanchez, vocero de la Presidencia de la República Foto Víctor Camacho

Por

Por 

Rosa Elvira Vargas, La Jornada

Ciudad de México, 23 de noviembre.- Como lo ha acreditado en los hechos, el gobierno de Enrique Peña Nieto mantendrá un comportamiento ejemplar en los comicios de 2018, cumplirá con su obligación de dar resultados y aprovechará este año para continuar trabajando, afirma el responsable de Comunicación Social de Los Pinos, Eduardo Sánchez Hernández.

En términos políticos, puntualiza, esta administración procederá en el próximo proceso electoral de acuerdo a lo que la ley mandata, guste o no.

El vocero presidencial no mueve un ápice su respuesta sobre cómo caminará la actual gestión federal en los meses por venir. Un gobierno es actor en los términos de la ley, ni más ni menos, como lo son también los partidos políticos y los candidatos, dice.

En entrevista con La Jornada, a unos días de cumplirse cinco años del actual gobierno, Sánchez Hernández aporta cifras, datos y estadísticas para ilustrar avances en el país, aunque asume y define como un hecho doloroso el repunte en los indicadores de inseguridad.

Como lo ha dicho el propio jefe del Ejecutivo federal, también radica la principal responsabilidad de este fenómeno en la falta de aprobación de las leyes sobre mando único policiaco y de seguridad interior enviadas por la Presidencia de la República.

Pero mientras eso se logra, enfatiza, el gobierno federal mantendrá el compromiso de dar seguridad a los mexicanos con las herramientas que hoy cuenta y seguirá afrontando este problema con lo que tiene a su mano, buscará tener los mejores resultados posibles a pesar de las circunstancias y no rendirnos ni un instante.

Enseguida, parte de la conversación con el vocero de la Presidencia:

–En los próximos días se anunciará el candidato del PRI a la Presidencia e iniciará el último año de este gobierno, ¿cómo se ven estos hechos desde Los Pinos?

–Es muy difícil predecir el futuro y tratar de hacer una proyección hacia adelante. Creo, y en ello me aventuro, que la ciudadanía tendrá en 2018 candidatos, partidos, candidatos independientes que harán propuestas para la solución de los problemas del país, para continuar hacia adelante. Con base en ello, y en los resultados que ha visto de su gobierno, hará un análisis, conclusión y emitirá un voto que vea hacia el futuro de México.

–¿Será también ese voto una calificación para el gobierno federal?

–Eso se ha visto en diferentes países, y hay veces en las que funciona así y otras no. Para este último caso, pesan más las propuestas, las figuras, el carisma de los candidatos. Cada elección es distinta en función de los candidatos que participan, de la atención que la sociedad preste a ello, pero desde luego la gente siempre hace un balance y dice: qué es lo que tengo, cuánto puedo poner en riesgo.

–Eso sería lo ideal, ¿no?

–Sí, pero al final del camino, sí pensamos en lo que tenemos, en lo que nos hace falta, en lo que hemos logrado, en lo que estamos o no dispuestos a arriesgar.

–¿Cuál será la actitud del gobierno cuando desde las campañas lo descalifiquen, señalen, acusen…?

–El gobierno hará exactamente lo que la ley establece que puede hacer dentro de un proceso electoral. Se ha podido constatar: su conducta ha sido ejemplar. En todo momento se ha ajustado estrictamente a lo que señala la ley y no tendrá ninguna participación más allá de la que le corresponde.

Al mismo tiempo, cumplirá con su obligación de dar resultados y de aprovechar este año que le falta para continuar trabajando, y que los avances alcanzados mejoren y sean en beneficio de la gente.

–¿En términos políticos, cómo responderá a los señalamientos?

–Va a hacer lo que la ley le mandata, guste o no, esa es la posición que debe tener un gobierno.

–¿Es actor?

–Lo es en los términos que la ley señala. Los actores son, desde luego, los partidos políticos y los candidatos. Qué sí hará, lo que la ley dice que sí; qué no, lo que la ley dice que no. Así ha sido la conducta del presidente Enrique Peña Nieto.

–¿Cuál será su actitud cuando se conozca al candidato presidencial del PRI?

–La que la ley señala. Ni más, ni menos. Por lo que hace al proceso electoral, absoluta actitud de respeto y por lo que hace a gobernar, toda la carne al asador para que el gobierno dé resultados. Ahora le toca consolidarlos, superar las partes donde aquellos no han sido los adecuados y ser profundamente respetuoso del proceso electoral.

–¿Ustedes ven un país políticamente solvente, viable?

–Sin duda. México tiene instituciones democráticas sólidas, tiene partidos políticos que actúan en los términos que señalan las leyes y una ciudadanía que cada vez participa más y así lo vemos por medio de las redes sociales; y que de unos 20 años para acá pasó de espectadora a ser verdadera participante en lo que tiene que ver con todos los procesos políticos y electorales. Y eso es una muy buena noticia para México.

En otro tema, a propósito de las estadísticas recientes sobre el aumento de hechos delictivos en casi todo el país, y de manera acusada en homicidios dolosos, Sánchez menciona los datos conocidos sobre el estado de las policías municipales. Defiende la labor de coordinación entre las autoridades federales –con las fuerzas armadas, la Policía Federal y la Procuraduría General de la República– con las administraciones locales y resalta la existencia en el Congreso de las iniciativas de ley para mejorar la actuación de las fuerzas locales del orden.

Ante la disminución alcanzada en los primeros años de las estadísticas delictivas, a finales del año pasado volvió un repunte. “La asignatura pendiente que tenemos es esa. Y la realidad también nos dice que las culpas se pueden echar de un lado a otro. Y lo que verdaderamente resuelve, y en ello coinciden las organizaciones de la sociedad civil, es en darle fuerza a nuestras policías locales.

No creo que haya alguien, salvo los delincuentes, que pudiera no estar de acuerdo en darle fuerza a nuestras policías locales.

–¿Quién cargará entonces con el costo de este retroceso en materia de seguridad?

–Vivimos en un país de tres poderes, de 32 entidades federativas y tenemos que asumir cada uno nuestra responsabilidad. Los hechos ahí están. Espero y hago votos para que pronto el Legislativo saque de la congeladora estas iniciativas que, estoy seguro, repercutirán en la disminución de los índices delictivos.

El Presidente no se considera dueño de la verdad. Mandó una iniciativa que seguramente se podrá perfeccionar, incluso mejorar. Es el Legislativo el que tiene la responsabilidad de determinar tanto el mando único como la ley de seguridad interior.